Miel con probióticos PROBIMEL

10,00  I.V.A. incluido

La miel probiótica de Azahar Probimel es una miel 100 % natural de origen ecológico, recogida en el valle del Guadalquivir (Sevilla) y enriquecida con lactobacillus Probimel.  Mejora y potencia los efectos beneficiosos de la miel. Aumenta la energía, la vitalidad, refuerza la inmunidad, mejora el sistema digestivo y la microbiota .

¿Cuáles Son Los Beneficios De La Miel Probiótica de Azahar Probimel?

  •         Muy rica en nutrientes esenciales: destaca su riqueza en vitaminas como la vitamina A, C, D, B1, B2, B3, B5 y B6; y en minerales y oligoelementos como el cobre, magnesio, hierro, fósforo, potasio, azufre, calcio, sodio y manganeso. Además, también aporta ácidos orgánicos como el ácido acético y el ácido cítrico. El Lactobacillus Probimel genera a partir de la degradación de los hidratos de carbono y azucares ácido láctico, y bacteriocinas (antibióticos naturales)
  •         Ayuda a reforzar el sistema inmunitario: la miel es un alimento natural muy rico en nutrientes esenciales, con acción como antioxidante gracias a su contenido en flavonoides y sustancias fenólicas. El probiótico mejora y regula la flora bacteriana que ejerce un efecto estimulador del sistema inmune.
  •         Excelente contra gripes y resfriados: la miel actúa como antioxidante antiviral, antiinflamatoria de la mucosa y antimicrobiano, con acción emulgente resulta ideal a la hora de calmar el dolor de garganta. La miel Probiótica presenta Lactobacillus Probimel que además ayuda a normalizar el pH del estómago e intestinos por lo que no dificulta la proliferación de patógenos.  Ayudando a mejorar las molestias gastrointestinales provocados por gripes y resfriados de origen vírica.
  •         Ayuda a descansar mejor: el azúcar presente en la miel ayuda a que el triptófano entre en el cerebro con mayor facilidad, lo que permite la secreción de melatonina, fundamental para la regulación diaria del sueño-vigilia. Tomar en infusión tibia después de cenar antes de ir a la cama. El azahar tiene un efecto hipnótico y sedante, por lo que esta miel diluida en una tisana por la noche ayuda a descansar mejor. NO CALENTAR.
  •          Actividad Física gracias a su equilibrio entre fructosa y glucosa cuando consumimos miel la porción de fructosa permite que la glucosa sea captada rápidamente en el hígado por lo que aumenta la producción de energía. Debido a la acción del probiótico se aumenta la producción de ácido láctico este a su vez se metaboliza en el hígado y se transforma en glucosa por lo que se aumenta el rendimiento energético, siendo muy útil su ingesta previa a la realización de una actividad física de resistencia o larga duración que requiera una mayor necesidad energética. Además, el ácido Láctico es utilizado en como regulador de acidez. La acidosis es uno de los factores, entre otros, que contribuye al dolor muscular agudo experimentado poco después del ejercicio intenso.
  •         Actúa contra el estreñimiento: dado que la miel es muy rica en fructooligosacáridos, actúa con un efecto laxante suave y natural, siendo útil en caso de estreñimiento. El probiótico mejora la flora intestinal por lo que contribuye al correcto funcionamiento del intestino. En caso de estreñimiento tomar dosis pequeñas una cucharada de café, durante los primeros días e ir aumentando la dosis a partir de la segunda semana.
  •         Embarazo: Durante el embarazo al aportar vitaminas del grupo B, ayuda a la absorción del ácido fólico, el Probiótica por su acción fermentativa sobre los hidratos facilita la digestión, mejorando y ayudando a prevenir las nauseas, además debido a la secreción interna de ácido láctico ayuda la normalización del ph del estómago regulando la acidez.
  •         Salud Digestiva: La miel en sí actúa como prebiótico, simbiótico y probiótico  ayudando  a mantener el equilibrio bacteriano digestivo natural del cuerpo y proporciona enzimas activas que apoyan la salud digestiva, además se ve reforzado por al acción del lactobacilo que gracias a la acción reguladora de la flora intestinal mejora y  ayuda a conservar y proteger la mucosa digestiva, gracias  entre otros factores a la acción del ácido  láctico que ayuda a de regular la acidez estomacal y facilitar las digestiones.
  •         Uso externo: La miel en sí tiene propiedades exfoliantes, emolientes e hidratantes para la piel. Además, el lactobacilo genera peróxido de hidrógeno por lo que es efectiva en pieles acnéicas, favoreciendo la eliminación de impureza, y unido a la generación de ácido láctico que impide el aumento de las bacterias. El manto ácido de nuestra piel se ve atacado continuamente por el excesivo uso de jabones alcalinos y cremas con fuertes aditivos como perfumes y colorantes. El ácido láctico ayuda a restablecer el ph óptimo de la piel. Además, sirve para aumentar el grosor de la dermis, y actúa en la síntesis de colágeno lo que genera una piel más firme y fuerte. También ayuda a la regeneración celular por lo que ayuda a eliminar enrojecimiento y manchas de la piel
  •         Migrañas: las vitaminas del grupo B, además de estar presentes en la miel se ven incrementadas por la acción del Lactobacillus Probimel. Las vitaminas B intervienen y mejoran la transmisión nerviosa. El lactobacilo al regular la flora bacteriana contribuye a mejorar problemas de disbiosis o permeabilidad intestinal. Mejorando la digestibilidad intestinal de los alimentos. Actuando y mejorando las migrañas y dolores de cabeza especialmente las asociadas a algún tipo de alimento.
  •         Vómitos y diarreas:  El Lactobacillus Probimel ayuda a reponer la flora bacteriana, contribuyendo y acelerando la recuperación en casos de gastroenteritis que cursen con vómitos y diarreas. En una dilución con agua ayuda a la rehidratación óptima del cuerpo.

Modo de empleo:

Tomar una o dos cucharaditas de café al día, directamente o diluidas en una infusión o bebida tibia.

NO CALENTAR AL MICROONDAS NI HERVIR O CALENTAR DIRECTAMENTE AL FUEGO

El uso del microondas mata a la bacteria y la miel pierde las propiedades beneficiosas.

En caso de gastroenteritis: Tomar una cucharadita de miel inicialmente, posteriormente y durante el día. Tomar frecuentemente cantidades pequeñas de la siguiente dilución (Calentar un vaso de agua y agregar una cucharada sopera de miel Probiótica Probimel, mover hasta diluir y agregar agua envasada hasta completar un litro de solución).

La miel Probiótica Probimel es un alimento apto para todas las personas, salvo diabéticos y niños menores de 36 meses.

Abrir el chat
1
Hola, ¿necesitas ayuda?
Hola, ¿en qué podemos ayudarte?
Utilizamos cookies para darle la mejor experiencia posible en nuestro sitio web.
Aceptar
Rechazar