bacteria probiotico natural

Hoy os contamos una parte de la historia de las bacterias saludables.

Siempre que oímos hablar de bacterias las relacionamos con enfermedades, pues a lo largo de la historia las bacterias han sido responsables de varias epidemias, una de ellas, la PESTE NEGRA o BUBÓNICA causada por la bacteria YERSENIA PESTIS. Fue responsable de que 200 millones de personas, un tercio de la población de Europa, pereciera entre el siglo VIII y XIV.

Pero existen otras bacterias que nos ayudan a mantener la salud y prevenir enfermedades como:

LAS BACTERIAS SALUDABLES

Estos microorganismos “saludables“ tienen una larga historia, especialmente las bacterias conocidas como probióticas. Se han encontrado referencias que muestran que desde la antigüedad ya conocían los efectos beneficiosos producidos por estas bacterias, como por ejemplo en el libro del viejo testamento (GENESIS 18:8 ) ; se menciona que Abraham debió su longevidad al consumo de leche agria y en la antigua ROMA en el año 76 d.c.  PLINIUS (escritor y novelista Romano), recomendaba la administración de productos de la fermentación láctea para tratar enfermedades intestinales. Así, las bacterias beneficiosas han existido y coevolucionado a lo largo de la historia de la humanidad, aportando beneficios a la salud. Estas bacterias saludables son principalmente LACTOBACILLUS Y BIFIDOBACTERIUM y se caracterizan por brindar múltiples beneficios al crear un MICROBIOMA favorable para un buen desarrollo y limitante para la proliferación de bacterias patógenas como la ESCHERICHIA COLI y SALMONELLA spp que son responsables de provocar patologías muy graves. Se les conocen múltiples efectos positivos entre las que destacan la protección contra agentes patógenos y el efecto inmunomodulatorio, pero con el avance de los estudios en este campo cada día se conocen más y se han llegado a describirse como funcionan, por ejemplo la supresión de microorganismos patógenos se debe a que las bacterias probióticas producen sustancias antimicrobianas entre las que se encuentran el PERÓXIDO DE HIDRÓGENO, EL DIACETILO, LA REUTINA, ácidos orgánicos como el ÁCIDO LÁCTICO y el ÁCIDO ACÉTICO. Algunas especies de bacterias también producen sustancias de naturaleza proteica conocida como BACTERIOCINAS.

Tienen la capacidad de disminuir el COLESTEROL SÉRICO al inhibir su síntesis y reducir las lipoproteínas de baja densidad impidiendo su absorción en el intestino delgado; otro beneficio es que favorece la absorción de nutrientes pues los probióticos promueven el “EQUILIBRIO“ de la microbiota, ayudando al procesamiento de azúcares no digeribles, metabolismo de proteínas complejas, síntesis de vitaminas y producción de energía.

Cuando ciertos azúcares (OLIGOSACÁRIDOS), que sirven de alimento para estas bacterias, son administradas en la dieta estimulando la absorción de minerales como el calcio, el fósforo y el magnesio, siendo mayor este efecto en la fase de crecimiento rápido cuando la demanda de calcio es alta. El efecto inmunomodulador de la microbiota y los probióticos naturales consiste en la modulación de la función de las células dendríticas tipo 1 (CD1) que inducen células efectoras TH1, células T reguladoras y la activación de la respuesta inmunitaria en el intestino, es decir que son las células de defensa contra las enfermedades.

Por eso es recomendable introducir en nuestra alimentación probióticos naturales, como Probimel, con el fin de mantener nuestro organismo saludable.

Probimel
Abrir el chat
1
Hola, ¿necesitas ayuda?
Hola, ¿en qué podemos ayudarte?
Utilizamos cookies para darle la mejor experiencia posible en nuestro sitio web.
Aceptar
Rechazar